Aprendiendo a vivir con mis sentimientos

querido futuro

querido futuro

Querido futuro. Dónde estás que no llegas, y cuando me visitas es para alejarte sin remisión. Qué interminable gestación, qué efímera existencia, qué dilatado recuerdo. Te planeo con cuidado, con mimo, sin querer incomodarte. Dejo volar mi imaginación y te construyo con ladrillos de ilusión, con argamasa de esperanza, con detalles utópicos. Cuántas veces te he soñado, y en mis sueños te he imaginado conmigo, en mí, y ahora no eres...

Leer más